ARCANOS MAYORES

mapacompleto.jpg 

LOS ARCANOS MAYORES

Las 22 cartas que se llaman los Arcanos Mayores del Tarot son una serie de imágenes que retratan las diferentes etapas de un camino. Este camino es algo que tienen en común muchos mitos, leyendas y cuentos de hadas, así como las grandes enseñanzas religiosas del mundo. Se trata del camino de la vida que todos los seres humanos han de recorrer, desde el nacimiento, pasando por la infancia y el poder y la influencia de los padres, pasando por la adolescencia con sus amores, conflictos y rebeliones, pasando por la madurez con sus pruebas mundanas y sus desafíos éticos y morales, pasando por los fracasos y las crisis, la desesperación y la transformación, y el despertar de una nueva esperanza, hacia una eventual victoria y el alcance de la meta que a su Vez lleva a otro camino. Este ciclo no es tan solo un ciclo de edad cronológica, sino también un ciclo que se produce muchas veces en una vida, porque todo lo que nos sucede tiene un comienzo, una mitad y un fin. Puesto que el camino retratado por los Arcanos Mayores en arquetípico, lo cual quiere decir que no importa cuáles sean los detalles concretos de una vida determinada, larga o corta, banal o dramática, buena o mala, ciertas etapas del desarrollo psicológico nos aguardan a todos. Todos hemos sido niños y hemos tenido padres, y todos tenemos dentro de nosotros un lado infantil y estamos preparados a empezar de nuevo. Todos hemos experimentado fracasos y triunfos, grandes o pequeños, y todos crecemos, aunque a veces lo hacemos con desgana. Por eso el camino arquetípico de la vida, que es, en realidad, un camino interior y se produce en muchos niveles diferentes, se ha podido hallar a lo largo de los milenios en tanto derroche de creatividad. La antigua epopeya Babilónica Gilgamesh, con su héroe que ha de luchar contra las fuerzas del mal, en realidad no es muy distinta a nuestra Guerra de las Galaxias.

Los cambios internos apresuran los acontecimientos externos, y los acontecimientos externos fomentan los cambios internos. A veces es difícil decir si, por ejemplo, una aventura amorosa ha originado una explosión de actividad creativa y un nuevo discernimiento  o  si  un  nuevo  discernimiento  y  una  manera  más creativa de mirar la vida nos han arrastrado hacia una aventura amorosa. Es difícil decir también si una quiebra en los negocios origina amargura y desconfianza en los demás, o si una innata desconfianza y recelo apresuran la quiebra financiera debido al alejamiento de los socios. Por eso, las imágenes de los Arcanos Mayores describen ambas cosas, el estado interno del individuo en un momento determinado de su vida, y la clase de experiencias que el individuo es probable que encuentre en la vida externa. Lo interno y lo externo van juntos, porque el mismo individuo está en el centro de ambos. Como escribió una vez el gran psiquiatra suizo Cari Jung, la vida de una persona es característica de la persona. La adivinación y el discernimiento psicológico van parejos a las imágenes de los Arcanos Mayores, porque lo que nos ocurre por fuera está ligado a lo que nos ocurre por dentro. El misterio del porqué una determinada carta del Tarot tiene que aparecer cuando nos echan las cartas, como si «por casualidad» misteriosamente tuviera algo que ver no solamente con la situación psicológica del «consultante» (la persona que solicita la consulta), sino también con sus circunstancias en ese momento, es inexplicable en términos causales corrientes. Por este motivo, mucha gente se ha asustado de las cartas y cree que hay algo mágico o sobrenatural en ellas. Pero no es así, es el alma humana que contiene profundidades de las que sabemos poco y que parece que está conectada con el mundo «externo» por medio de acordes significativos. De alguna manera, entender el sentido interno de una experiencia particular —¿Qué tiene que ver esto conmigo?— nos puede ayudar a hacer frente mejor a esa experiencia y a responder a ella de un modo más rico y creativo, ya que dicha experiencia ya no se vive como una casualidad o la mala suerte o el destino ciego. Podemos ver las huellas de nuestra propia forma de ser en cualquier cosa que nos ocurra.

 

El camino de los Arcanos Mayores es, en realidad, el camino del Loco, que es la primera de las veintidós imágenes. Seguimos al Loco, y en algún sentido profundo somos el Loco, que emerge de la oscuridad del vientre de la madre y salta a lo desconocido. Encontramos las experiencias principales de la niñez —los padres biológicos y los padres internos del espíritu y de la imaginación— en las cartas del Mago, la Emperatriz, el Emperador, la Suma Sacerdotisa y el Hierofante. Reconocemos los conflictos y las pasiones de la adolescencia en las cartas de los Enamorados y del Carro. Encontramos las pruebas sociales y los desafíos morales de la vida en las cartas de la Justicia, la Templanza, la Fuerza y el Ermitaño. Pasamos por las crisis, las pérdidas y las desgracias repentinas retratadas por la Rueda de la Fortuna, y sufrimos el desamparo y la desesperanza del Ahorcado y de la Muerte. Hallamos al Loco encarado consigo mismo como el secreto artífice de su propio destino en el Diablo y en la Torre. De esta oscuridad ha nacido la esperanza en las cartas de la Estrella, la Luna y el Sol; y la victoria sobre las tinieblas y la reconciliación con la vida llega con las cartas del Juicio y del Mundo.

Las imágenes de los Arcanos Mayores son antiguos y evocadores símbolos de las experiencias de la vida que pertenece a nuestra condición humana y a nuestro humano destino. Símbolos como estos confieren dignidad a la vida, porque descubrimos que ha habido otros antes que nosotros, y hemos hallado un camino a recorrer, hemos crecido y nos hemos enriquecido. Todas las cartas tienen significados ambivalentes, de modo que pueden sugerir las dos dimensiones de la experiencia, la positiva y la negativa. Ninguna de las veintidós cartas es totalmente «buena» o totalmente «mala», aunque hay algunas más fáciles o más difíciles, según la calidad de la experiencia que retratan. Por eso nosotros no utilizamos el método de poner las cartas al revés (interpretándolas como «buenas» si al echarlas aparecen al derecho, y como «malas» si aparecen al revés). Esta técnica de las inversiones es un invento relativamente moderno, y más que aclarar el sentido de la carta puede crear confusión. La «importancia» de una carta, para bien o para mal, se hace más inteligible en el contexto de la tendencia global de las cartas echadas, cosa de la que hablaremos más ampliamente en el capítulo correspondiente. Pero una experiencia arquetípica y, por lo tanto, la imagen arquetípica que la encarna, es una mezcla tan sutil de positivo y negativo que es imposible separar totalmente lo uno de lo otro.

 

Tocas las cartas de los Arcanos Mayores son ritos de tránsito —etapa o procesos, más que resultados finales o situaciones estáticas que son invariables—. Cada etapa de la vida conduce a la siguiente, y, aunque intentáramos comprensiblemente detener el tiempo y permanecer en una situación confortable, no está en nuestro poder como mortales volver del revés el ciclo progresivo de la vida y detenerlo en un lugar recóndito. De modo que al final del camino el Loco vuelve a empezar, porque cuando nos damos cuenta de que hemos alcanzado la meta y que hemos conseguido lo que nos habíamos propuesto, otra meta, más profunda y más elevada, se materializa tras la primera, de modo que cada final en realidad es una preparación para algo más, y empezamos otra vez el ciclo

 

( DEL LIBRO EL TAROT MITICO  UNA NUEVA VIA A LAS CARTAS DEL TAROT)

|

Comentarios

soy una persona que siempre estoy leyendo sobre el tatot y me parece muy interesante que uno pueda dar una opinión estoy iniciando mi tesis sobre el tarot y las inversiones financieras y me gustaría que me guiaran les agradeceré mucho. se que eres un maestro con el Tarot y gracias por compartir tus conocimientos. eres grande.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar